FANDOM


Palaciu tresona.jpg

Palacio de los Rodríguez de León

Está situado en un caserío de la parroquia de Trasona denominado en un principio Pandiella, pero que tras la construcción de este edificio pasó a denominarse El Palaciu. Es el más grande e interesante de los palacios del área de Corvera de esta época.

Estructura y ampliaciones Editar

Su origen se remonta a mediados del s. XV, pero fue reedificado parcialmente y ampliado en dos ocasiones, a comienzos y a mediados del s. XVII respectivamente, con alguna modificación posterior a finales del s. XIX. Así, su planta primitiva, en el s. XV, estaba dispuesta en forma de "L" y comprendía la actual torre noroccidental, la crujía orientada al norte y parte de la crujía orientada al oeste.

A principios del s. XVII se alargó la crujía oeste y se levantó la torre suroccidental. Finalmente, a mediados del s. XVII se levantaron las crujías orientadas al sur y al este, adoptando de esta forma la estructura típica de los palacios barrocos asturianos de los s. XVII-XVIII: planta cuadrada dispuesta en torno a un patio cuadrado central, alzado de dos pisos (bajo y superior) y fachada principal flanqueada por dos torres de tres pisos (bajo, medio y superior) cada una.

El aspecto exterior del palacio nos permite observar, en sus fachadas, las diversas fases de su construcción.

Así, en principio, la primitiva fachada principal fue la de la crujía orientada al norte. Aún conserva su aspecto original del s. XV, inspirado en las torres y fortalezas medievales y caracterizado por su gran austeridad, por la distribución un tanto asimétrica de sus vanos, y por carecer de cornisa de separación entre los dos pisos de su alzado. En el piso bajo presenta una portada de arco de medio punto construida con largas dovelas sin decorar -según el gusto vigente en los s. XV-XVI-, y varias saeteras a los lados distribuidas de forma irregular. En el piso superior hay también alguna saetera y seis ventanas adinteladas cuadradas, de las que destaca la 4ª empezando por la izquierda, enmarcada por una sencilla moldura; hay que señalar, no obstante, que las ventanas 2ª y 5ª parecen haber sido abiertas o restauradas en una de las reformas posteriores.

La torre noroccidental, también del s. XV, presenta asimismo varias ventanas adinteladas cuadradas distribuidas de forma irregular. Durante la reedificación de comienzos del s. XVII se colocó una cornisa de separación entre los pisos bajo y medio en el lado orientado al oeste (es decir, en el que pasó a integrarse en la nueva fachada principal), se abrieron dos balcones situados respectivamente en los lados orientados al norte y al oeste del piso medio, y se tapiaron las antiguas ventanas cuadradas del s. XV; una de ellas desapareció en parte incluso, al abrirse junto a ella el balcón orientado al oeste.

La parte de la crujía orientada al oeste que correspondía a la fábrica primitiva del s. XV está, por su parte, muy alterada por la reedificación de principios del s. XVII, presentaba en el piso bajo otra portada de arco de medio punto flanqueada por dos saeteras; la portada debió ser tapiada en la reforma del s. XIX, dejando una ventana en su lugar, si bien aún son visibles las dovelas del arco, las cuales, por otro lado, fueron recortadas en su parte superior al trazarse la cornisa de separación entre el piso bajo y el superior a comienzos del s. XVII.

La reforma y ampliación de comienzos del s. XVII presenta, como principales diferencias con respecto a la fábrica primitiva del s. XV, una mejor talla de los sillares de los vanos (que aparecen enmarcados por sencillas molduras de oreja de estilo barroco) y de las esquinas, una gran simetría y regularidad en la distribución de los vanos, el predominio de los balcones sobre las ventanas, una portada adintelada, la existencia de una cornisa de separación entre los pisos del alzado, y un elegante alero en el tejado recorrido por varias molduras.

Se trazó así la nueva fachada principal, orientada al oeste y formada por un cuerpo central de dos pisos (la crujía oeste) flanqueado por dos torres (la noroccidental, del s. XV, y la suroccidental, de comienzos del s. XVII) de tres pisos cada una. En el piso bajo del cuerpo central destaca la actual portada principal, adintelada y decorada con molduras de oreja barrocas muy remarcadas, abierta junto a la antigua portada de arco de medio punto. En el piso superior hay abiertos varios balcones sin voladizo: a la izquierda del balcón central hay un escudo con las armas de los Rodríguez de León y rematado por un yelmo; a la derecha hay un hueco de función desconocida que alberga actualmente una imagen de la Virgen de Cobardona. Cabe señalar que el yelmo y la cartela que figuran en el escudo conservado tienen formas muy semejantes a las de los escudos del palacio de los Prendes Condes en Candás y de la casona de los Carroño en Llogrezana (situados ambos edificios en el vecino concejo de Carreño); es muy posible que todos estos escudos hayan sido hechos por el mismo taller de escultores.

La ampliación de mediados del s. XVII sigue una estética muy semejante a la anterior si bien ofrece una mayor sencillez, de forma que los vanos no presentan ya ninguna moldura y el alero del tejado es mucho más sobrio; cabe señalar, por cierto, que dicho alero se prolongó además a la crujía norte, sustituyendo aquí al original.

Así, de esta segunda restauración datan las fachadas orientadas al sur y al este, ambas con carácter muy secundario aunque, a igual que la fachada oeste, se caracterizan por la reiterada presencia de los balcones.

Por otro lado, hacia el s. XIX se restauró la cubierta de la torre noroccidental (que desde entonces presenta un alero hecho de tejas) y fueron adosadas a la fachada sur varias dependencias y viviendas de criados.

El interior Editar

El interior del palacio debe su aspecto actual principalmente a las reedificaciones del s. XVII, y presenta una mayor homogeneidad que el exterior. Las cuatro crujías se articulan en torno a un patio cuadrado, en el cual destacan las 12 columnas toscanas de piedra del piso bajo que sostienen la galería abierta del piso superior, que a su vez sostiene la techumbre mediante vigas de madera (habiéndose tenido que sustituir algunas de ellas por otras de metal) rematadas por capiteles de zapata; dicha galería se halla recorrida por una balaustrada de madera torneada de estilo popular, que se ha visto alterada al ser sustituida en parte por paneles pictóricos hechos sobre chapas de metal de dudoso gusto estético. En el piso bajo hay que señalar una portada, consistente en un dintel apoyado sobre pequeñas ménsulas curvas, que comunica el patio con la crujía norte y que corresponde a la primitiva fábrica del s. XV. Por otro lado, cabe destacar, en el centro del patio, una fuente con un pequeño estanque circular y una escultura del s. XIX que reproduce el "niño spinario", tema típico de la escultura clásica romana. En la crujía orientada al norte destaca la solemne escalera piedra de acceso al piso superior, la cual se comunica con el patio a través de una portada de arco rebajado apoyado sobre pilastras con capiteles toscanos, sobre la que a su vez se abre una ventana adintelada con enrejado de metal que contribuye a iluminar más la estancia de forma un tanto efectista. La escalera, con recorrido de ida y vuelta, está decorada con estrías incisas, relieves de cuadrados concéntricos, volutas y motivos vegetales; hay además, flanqueada por dos esquemáticas columnillas grabadas, estriadas y rematadas por una corona condal y otra de marqués, una inscripción, colocada durante la restauración del s. XIX, que dice lo siguiente:

ESTA CASA LA REEDIFICÓ
EN EL AÑO 1894
EL EXCMO. SR.
CONDE DE PEÑALVER
MARQUÉS DE ARCOS

Destacan asimismo el friso decorativo de triglifos y rosetas situado bajo el techo, al gusto de la decoración renacentista que perduró en Asturias durante los s. XVI-XVII, y una reproducción moderna del escudo de los Rodríguez de León encajada en uno de los muros que cierran la estancia. Por otro lado, cabe señalar que en el interior de este palacio hubo un oratorio o capilla, según indica Pascual Nadoz en su Diccionario Geográfico, Histórico y Estadístico de España (l847-50).

Detalles: en la Actualidad Editar

A lo largo de su historia, este palacio fue casa solariega de los Rodríguez de León, señores de la Casa de Trasona. A partir del s. XVIII pasó a los Trelles, a los Sierra y a los Argüelles, y en el s. XIX fue residencia veraniega de los condes de Peñalver, los cuales cedieron su uso en el s. XX a ENSIDESA, empresa que lo alquiló, a su vez, a una familia que lo emplea como bar. El estado de conservación del edificio es regular en el interior, pero cabe advertir que sufre graves problemas de cimentación, presentando grietas que amenazan seriamente la estructura de sus dos torres y de su fachada principal; la galería de madera del patio y las cubiertas están asimismo muy deterioradas. Finalmente, hay que destacar el interesante entorno del palacio, en el que figuran dos casas populares de corredor (posiblemente antiguas residencias de criados y servidores), varias dependencias agrarias, dos hórreos (uno actualmente en ruinas), una panera bastante grande, y un camino que, tras conducir a una casería con un molino que eran también propiedad de la Casa de Trasona, cruza el cercano río Solís por un puente de piedra de dos arcos. Próximo también al palacio, y posiblemente asociado a él, hubo antiguamente una herrería y pequeñas explotaciones mineras de hierro.


BibliografíaEditar

  • Diccionario Geográfico, Histórico y Estadístico de España (l847-50), Pascual Nadoz
  • Historia de Corvera, Servicio de Publicaciones del Ayuntamiento de Corvera (1996), González Calle, J.A.

Enlaces externosEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar